Mi email: contacto@joseluis-diaz.com
CARNICERO

CARNICERO

El Carnicero (llamémosle así, a pesar de que hubo otro general apodado del mismo modo) interrumpe la lectura de su sentencia gritando «Yo no soy un criminal de guerra». A continuación, alza un diminuto envase de plástico y bebe de él. Su cuello...

EL ABRAZO

EL ABRAZO

Pudo ser un malentendido, o un simple gesto inarmónico. Dicen que solo deseaba abrazarle y enderezar sus piernas. Las paredes de su casa eran vientres de cemento, repletos de grietas y musgo. Si hubiese querido marcharse, el niño habría trepado...

VERSO

Y cuando rompen las aguas del mármol, y surgen países del cieno, y crece el fuego entre Cielo y Tierra, y callan las voces divinas, y muere la sal del Edén, y vuelan las dudas como buitres ciegos, me pregunto: ¿cuál es mi verso en este adiós?...

JUGAR

JUGAR

Sus ojos cavilan bajo el mármol, y miran fríamente a quien ya ha comido, y a quien ora en la mesa por la suerte de un hambriento. En su cráneo brillan las luces enfermas; sombras yermas que despiden calor. Heridas plásticas sobre una frente seca...

PRIORIDADES

PRIORIDADES

  Todo tiembla. Y todo cambia. La tierra. La carne. La sangre. Tiemblan mis pies cuando me asomo al abismo. Tiemblan mis manos cuando siento (o sé) que he perdido el rumbo. Que la he perdido. Que los he perdido, mientras malgastaba el tiempo...

PERDER

Es curioso. En un día como hoy, plagado de imágenes violentas, de calles nubladas, de escombros y humo mojado, de síes, noes y llamadas a la calma, de fracturas, heridas y alusiones personales, de votos que se hinchan y deshinchan según pasan las...