Mi email: contacto@joseluis-diaz.com
EL PERRO Y EL SAXOFONISTA

EL PERRO Y EL SAXOFONISTA

En un banco del parque, el saxofonista agita el sombrero. En un banco del parque, el saxofonista agita el sombrero. Y luego tose. Y luego absorbe el ruido raído de la calle. En ese banco del parque, hay un perro contando los minutos. Hace días...

LA GRAN FIESTA

LA GRAN FIESTA

A medianoche, cuando el dolor se volvió insoportable, el anciano abrió las ventanas y extendió la sábana en el balcón. Comprobó letra por letra. Las acarició. Luego, en el salón, limpió escrupulosamente las fotografías de su vida. Era el momento...

ZONAS Y CLAVELES

ZONAS Y CLAVELES

Me enseñaron a no sufrir. Me enseñaron a conformarme con lo básico, con lo que ellos consideraban convencional. Convencional era un trabajo seguro. Convencionales eran la estabilidad económica y la paternidad. Convencional era vivir en la zona de...

DOLOR

DOLOR

Era un hombre aquejado de un gran dolor. Lo descubrió del mismo modo en que se descubren las cosas banales: tumbado en la cama, al despertar. Dudó entre levantarse y cambiar de postura. Dudó entre seguir durmiendo y gritar. ​Frente al espejo, la...

LA VERDAD

LA VERDAD

La verdad está sobrevalorada. También su contexto. Lo supe hace muchos años, cuando visité a uno de mis clientes en la cárcel. Estaba acusado de asesinato, y pendía sobre él una petición de condena de casi cuarenta años. La investigación había...

LA FRONTERA

LA FRONTERA

Ayer decidí correr alrededor de la frontera. Las concertina se mezclaban con el brezo. Los buitres debatían en mesas de carne. Alguien parecido a mí me seguía de cerca.   A este lado de la frontera solo hay residuos. Todos salieron de mi...

CANCIONES DE AMOR

CANCIONES DE AMOR

Y si toco con mis dedos la nieve helada es porque ya no respiro. O porque el frío de la cumbre es liviano. O porque las venas del cielo traen tu confesión. Es de noche y busco una tumba en la que soñar. Se cómo quiero decorarla. Sé que solo aquí...

CARNICERO

CARNICERO

El Carnicero (llamémosle así, a pesar de que hubo otro general apodado del mismo modo) interrumpe la lectura de su sentencia gritando «Yo no soy un criminal de guerra». A continuación, alza un diminuto envase de plástico y bebe de él. Su cuello...

EL ABRAZO

EL ABRAZO

Pudo ser un malentendido, o un simple gesto inarmónico. Dicen que solo deseaba abrazarle y enderezar sus piernas. Las paredes de su casa eran vientres de cemento, repletos de grietas y musgo. Si hubiese querido marcharse, el niño habría trepado...

VERSO

Y cuando rompen las aguas del mármol, y surgen países del cieno, y crece el fuego entre Cielo y Tierra, y callan las voces divinas, y muere la sal del Edén, y vuelan las dudas como buitres ciegos, me pregunto: ¿cuál es mi verso en este adiós?...