Mi email: contacto@joseluis-diaz.com
LIBROS

LIBROS

Es la quinta vez que ordeno mis libros. Para ordenarlos, he debido desordenarlos antes. Maravillosa mezcla. Fusión anárquica (y maravillosa) de formas y colores. Durante horas soy un observador anónimo en Babilonia. Entonces regresa la ciudad...

CUANDO SEA VIEJO

CUANDO SEA VIEJO

Cuando sea viejo, querré ser joven. Peor aún, pensaré que soy joven. Pensaré que  poseo un cuerpo incorruptible y a prueba de bombas. Pensaré que podré hacer el amor durante una noche entera, ajeno al desaliento, ajeno al silencio de quienes...

PASAJERO

PASAJERO

Me entusiasma viajar en avión. Los aviones son un invento prodigioso. Hay poesía y ritmo en el vientre de un avión, y en sus ridículas ventanas de plástico, y en su silencio nocturno. Yo vivo dentro de un avión. Yo soy un pasajero permanente...

PASIÓN

PASIÓN

Quizá debiéramos recuperar la pasión. Quizá debiéramos entenderla. Quizá debiéramos venerarla como lo que realmente es: el motor del mundo. De la ausencia de pasión nace la materia, y de la materia nacen los mundos materializados. Les confesaré...

SOBRE TAMBURINO Y HULK HOGAN

SOBRE TAMBURINO Y HULK HOGAN

No recuerdo el momento exacto en que dejé de ser un niño. Pero lo hubo, por supuesto que lo hubo. Y el mundo cambió. Surgieron los peros. Se impusieron los miedos. Emergieron conceptos como la pérdida, el deseo y la vergüenza. La vida dejó de ser...

INVISIBLE

INVISIBLE

Hubo un hombre invisible que dormía en la basura. Entre cartones y mondas raídas, ablandaba su discurso y gemía. Su código moral era inabarcable. Conocía o decía conocer la maquinaria del mundo. Pero era invisible. Era una sombra acallada por la...

EL ARTE DE LAS MATEMÁTICAS

EL ARTE DE LAS MATEMÁTICAS

Ellos hacen que confundamos los términos. Ellos crean equivalencias a golpe de titular. La realidad no existe, se inventa. Los números son reinterpretables, como una obra de arte, como una metáfora. Perder votos equivale a remontar. Coaligarse...

DENTRO DE VEINTE AÑOS

DENTRO DE VEINTE AÑOS

Dentro de veinte años, tendré casi sesenta. Quizá esté enfermo. Quizá esté pensando en la jubilación, o en viajar a lugares tranquilos, o en dar la vuelta al mundo, sin nada que perder o nada que ganar. Dentro veinte años, hablaré de mi familia...