SOBRE EL MÁRMOL Y ALGUNAS BANDERAS

El mármol y algunas banderas sobreviven a la muerte del tiempo. Son testigos mudos de la Historia, voceros y representantes de su olor a cloaca, fósiles que se alimentan de la porosidad de la memoria. Su diálogo, aún hoy, pasa de mano en mano como si fuera carne fresca, y sirve a los nuevos ciegos para negar, por ejemplo, la esclavitud, o para escupir vilmente en las cunetas que aún abrigan el dolor de los vencidos. No son simples abalorios. No son trozos de genealogía. Son presagios que se ríen de nosotros en la más odiosa oscuridad.

 

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *