UN LUGAR PARA MORIBUNDOS

La Livraria Latina se encuentra al final de la rúa Santa Catarina, en la ciudad de Oporto. Aunque algunas otras librerías la ensombrezcan, encuentro en ella algo distinto, algo luminoso, algo que atrae mi atención siempre de noche, sin nadie alrededor, cuando las aceras de la ciudad si aíslan del bullicio para destellar sombras de agua. Y allí, absorto en su escaparate, observo sus libros. El color de sus portadas es el color de la noche, y sus historias, desconocidas para mí, son mi propia historia, o la historia que he intentado escribir cientos de veces, o esa otra que me aguarda detrás de una esquina, invisible para otros e implacable para mí.

La literatura, al igual que las librerías, es perenne. No importa cuán alejados estemos de ella. Allí está, y allí estará, como un refugio inmóvil que no sabe de cronologías, como el lugar en el que cualquier moribundo puede pulsar la esperanza.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *